La miopía, hipermetropía y astigmatismo se producen cuando las imágenes no se enfocan correctamente en la retina.

MIOPÍA

En la miopía las imágenes se enfocan por delante de la retina, debido habitualmente a que el ojo es más grande de lo normal.

Por este mayor tamaño en la miopía existe un mayor riesgo de presencia de degeneraciones retinianas periféricas con un riesgo mayor de Desprendimiento de Retina.

HIPERMETROPÍA

En la hipermetropía las imágenes se enfocan por detrás de la retina, debido habitualmente a que el ojo es más pequeño de lo normal.

La acomodación permite que un hipermétrope joven, haciendo un esfuerzo sea capaz de ver bien, pero también este esfuerzo le puede producir dolor de cabeza.

ASTIGMATISMO

En el astigmatismo las imágenes están desenfocadas, debido habitualmente a un defecto en la curvatura de la óptica del ojo. Las imágenes entonces en vez de enfocarse en un punto se enfocan a lo largo de una línea.

El QUERATOCONO es una enfermedad degenerativa de la córnea que produce un astigmatismo irregular.

La corrección de la miopía, hipermetropía y astigmatismo se puede realizar por medio de lentes: en gafa, lentes de contacto o lentes intraoculares. O bien se puede “tallar” con el LASER una nueva lente en la capa más externa del ojo: córnea, para corregir el defecto. La corrección por medio de lente intraocular o LASER se denomina Cirugía Refractiva.