Cirugía de catarata compleja

La cirugía de la catarata consiste en extraer el interior del cristalino opacificado (catarata), preservando la cápsula que lo envuelve para implantar en su interior una lente intraocular (LIO). Hoy en día se ha convertido en una cirugía rápida y cómoda para el paciente, casi rutinaria. Pero esto no es así en todos los casos, en ocasiones las cataratas pueden presentar una alta complejidad.

Las diferencias entre una catarata normal y una compleja es que la catarata normal es aquella en la que la pupila dilata correctamente, la catarata no está dura y el resto de las características del ojo son normales. En cambio, una catarata compleja es una catarata avanzada o dura, la pupila no dilata y el ojo es muy grande o muy pequeño. La complicación mayor que puede presentar este tipo de cataratas es que esté luxada o subluxada, por lo que no estará anclada al ojo por la zónula –ligamento que sujeta la catarata– y provocará dificultades para implantar una lente a pesar de operar y eliminar la catarata.

En esta entrada se muestra el resumen de una cirugía de catarata compleja realizada por el Dr. Alejandro Millán de la Clínica Oftalmológica Martínez & Millán, en la que se presenta una catarata nuclear de una dureza moderada pero con una desinserción de más de 180 grados de la zónula. Al inicio del vídeo se aprecia como se moviliza la catarata, pero con una cirugía cuidadosa consigue implantar la lente en el saco y una recuperación postoperatoria rápida y satisfactoria.

VER VÍDEO COMPLETO

 

 

Queratocono – tratamiento

El tratamiento de un queratocono dependerá de la gravedad de la enfermedad y de sus síntomas. Como factor común, ningún paciente con esta afección debe frotarse los ojos, ya que esta acción puede agravar los daños. En el inicio de la enfermedad o en patologías leves el uso de gafas o lentillas puede ayudar a mejorar la visión que deteriora el queratocono.

Si el queratocono progresa se debe realizar un tratamiento de reforzamiento de la córnea mediante la técnica de cross-linking. Mediante esta técnica se consigue un aumento de la rigidez de la cornea tras empapar ésta con Riboflavina y posteriormente exponerla a luz ultravioleta. En el Centro contamos con el cross-linking por iontoforesis que permite realizar la cirugía sin necesidad de extraer el epitelio, permitiendo una cirugía menos dolorosa y de rápida recuperación.

Lo doctores del Centro Oftalmoloógico Martínez & Millán preparando el tratamiento cross-linking corneal para el queratocono, del que son especialistas en su clínica de PontevedraEn un caso moderado, que no presenta una buena adaptación a gafas o lentillas, la córnea pude ser tratada con Segmentos o Anillos intracorneales: pequeños implantes que se colocan en el espesor de la córnea y producen un moldeado que ayuda a disminuir su curvatura, consiguiendo disminuir la graduación y mejorar la visión.

En casos avanzados el tratamiento es el trasplante de córnea, que puede ser penetrante o lamelar anterior. En este último caso sólo realizamos el trasplante de las capas anteriores de la córnea, consiguiendo así un menor rechazo.

El Centro Oftlamológico Martinez & Millán es pionero y especialista en Pontevedra en el tratamiento del queratocono y en el trasplante de córnea.

Queratocono – síntomas, causas y diagnóstico

El queratocono –rnea en forma de cono– es una condición poco frecuente que provoca adelgazamiento de la córnea en la zona central o paracentral. En esta enfermedad la córnea se debilita y deforma progresivamente en forma de cono. La aparición del queratocono distorsiona la visión, produciendo un gran astigmatismo irregular que en casos avanzados no se puede corregir con gafas o lentillas, esto provoca pérdida de visión y puede limitar el desarrollo de una vida normal.

Síntomas

Aunque los síntomas pueden variar de una córnea a otra es habitual que el queratocono afecte a ambos ojos, con manifestaciones como:

  • Visión borrosa
  • Mayor sensibilidad a la luz
  • Irritación ocular

La progresión de esta enfermedad varía, pero habitualmente se desarrolla a lo largo de 10 o 20 años. Tras este tiempo, la deformación de la córnea se detiene. Conforme el queratocono avanza, la córnea se vuelve más fina y provoca aumento de la miopía y astigmatismo, con cambios frecuentes en la graduación, pudiendo llegar a producirse incapacidad para usar las lentes de contacto. 

Causas

El queratocono se produce porque la estructura interna del tejido corneal, concretamente del colágeno corneal, es demasiado débil por lo que tiende a deformarse. Esta enfermedad parece tener una base genética ya que un 10% de las personas con queratocono tienen un familiar con esta enfermedad. Además nos encontramos que enfermedades genéticas se presentan asociadas con el queratocono como pueden ser la retinosis pigmentaria, la Amaurosis Congénita de Leber o síndromes sistémicos como el Ehlers-Danlos o el Síndrome de Down.

Otro factor causal que se ha relacionado con el desarrollo y evolución del queratocono es el frotamiento del ojo. Un frotamiento intenso con los nudillos, sobre el ojo, que produciría la deformación progresiva de la córnea debilitada en el queratocono. Este frotamiento se da con más frecuencia cuando el paciente presenta alergia ocular o dermatitis atópica.

Diagnóstico

Topografia queratocono

Se pueden detectar las deformaciones más severas con una lámpara de hendidura, en casos menos graves una topografía corneal es el método más efectivo. Una vez diagnosticado el queratocono, es necesario conocer la forma que tiene la córnea para determinar el tratamiento adecuado.

Actualmente el estudio de queratocono más avanzado es la topografía corneal por elevación. En el Centro Oftalmológico Martínez y Millán contamos con el topógrafo Sirius que combina una cámara rotatoria de Scheimpflug y el disco de Plácido permitiendo un análisis tridimensional de la córnea y la cámara anterior.

El Centro Oftalmológico Martínez & Millán es pionero y especialista en Pontevedra en el diagnóstico del queratocono y en el trasplante de córnea.

Trasplante de córnea

Cada vez son más los donantes y familias de fallecidos que deciden ceder los órganos de sus seres queridos a quienes los necesitan. Este acto de generosidad permite que los trasplantes, en este caso de córnea, hayan aumentado considerablemente, hasta alcanzar las 60.000 intervenciones realizadas en los últimos 25 años solo en España. El Dr. Alejandro Millán, oftalmólogo del Centro Oftalmológico Martínez y Millán de Pontevedra especializado en este tipo de cirugía, nos explica cómo las nuevas técnicas lamelares han supuesto “un paso de gigante” en los trasplantes de córnea, permitiendo mejorar los resultados de la intervención y haciendo que la recuperación de los pacientes sometidos a esta cirugía sea más sencilla. 

La córnea es la “ventana” delantera del ojo, es una capa transparente que cubre el iris y la pupila. Si este tejido sufre alteraciones –heridas, lesiones o cicatrices- pierde su claridad y provoca visión borrosa, deslumbramientos y dolor.

Las principales causas que provocan la perdida de transparencia de una córnea son:

  • Lesiones traumáticas o infecciosas (queratitis herpética) que produzcan cicatrices
  • Distrofias de la córnea (distrofia de Fuchs)
  • Queratocono
  • Descompensación de la córnea tras una cirugía de cataratas

Para corregir la visión a causa de una córnea alterada, como en el queratocono, se utilizan gafas y lentes de contacto, si estas no solucionan el deterioro es necesaria la cirugía. El trasplante de córnea consiste en intercambiar el tejido afectado por tejido
sano de un donante. La córnea del donante es valorada previamente en los Bancos de Ojos, para asegurar su viabilidad y descartar enfermedades potencialmente infecciosas. La intervención que se realice dependerá del estado de la córnea del paciente y pueden ser: 

  • Queratoplastia lamelar anterior: cuando está dañada la parte anteTrasplante de córnea en el Centro Oftalmológico Martínez & Millán de Pontevedrarior de la córnea (como suele suceder en el queratocono o las cicatrices por herpes) se realiza la implantación
    únicamente en las zonas dañadas dejando intacto el tejido sano.
  • Queratoplastia endotelial: cuando está dañada la capa más interna de la córnea se produce la entrada de líquidos que generan edema de córnea y pérdida de transparencia. En estos casos, se cambia la capa interior de la córnea afectada por una capa igual de la córnea sana. Una causa frecuente es la Distrofia Endotelial de Fuchs. 
  • Queratoplastia penetrante: en los casos más graves, cuando el daño en las capas de la córnea está menos localizado, se realiza el trasplante de una porción circular del centro de la córnea con todo su grosor por una córnea donante sana.

 

Síndrome Sjögren

¿Qué es el Síndrome Sjögren?

El síndrome Sjögren es una enfermedad inflamatoria, con características similares a la artritis crónica, en la que las células blancas de la sangre atacan a los tejidos y órganos. Este trastorno, además de a las articulaciones, afecta a muchas partes diferentes del cuerpo, pero con más frecuencia a las glándulas lagrimales y salivares.

El doctor Alejandro Millán, uno de los oftalmólogos del Centro Oftalmológico Martínez & Millán forma parte del equipo médico del Hospital de Pontevedra especializado en esta patología concreta y en otras como el ojo seco, queratocomo, trasplantes de córnea y cataratas complejas.

¿Por qué se produce el Síndrome de Sjögren?

El Síndrome Sjögren es un trastorno autoinmune. Quienes lo padecen tienen en la sangre proteínas anormales que hacen que el sistema inmunológico reaccione contra el propio organismo en vez de protegerlo. La falta de lágrimas y saliva que se da en la mayoría de los pacientes con Síndrome Sjögren se debe a que las glándulas que producen estos fluidos están dañadas por la inflamación y no trabajan con normalidad.

No depende del sexo o la edad, si bien es cierto que es más frecuente en mujeres de 40 a 60 años. Las investigaciones apuntan a que esta patología se puede desarrollar por los propios genes del afectado –Sjögren primario- o por la afectación en otro trastorno –Sjögren secundario- como la Artritis Reumatoide.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de Síndrome Sjögren son:

  • Ojo seco
  • Sequedad bucal
  • Dolor o rigidez de articulaciones

Aunque, con menor frecuencia, también se pueden producir:

  • Daños en las córneas
  • Deterioro dental (gingivitis, aftas…)
  • Daños en riñones y pulmones
  • Erupciones en la piel
  • Sequedad nasal, de la garganta, la vagina y la piel.
  • Dificultades al tragar
  • Visión borrosa o sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Ardor o escozor de los ojos
  • Alta sensibilidad a la luz
  • Molestia con lentes de contacto

Diagnóstico

Para diagnosticar el síndrome de Sjögren existen varias pruebas:

  1. Prueba de Schirmer: a través de una pequeña tira de papel debajo del párpado inferior se mide la cantidad de lágrimas que segregan los ojos durante cinco minutos.
  2. Prueba del colorante: se colorean las lágrimas para facilitar la observación a través de un microscopio, y así comprobar de la rapidez con la que se secan. Además, se analiza cómo afecta la sequedad ocular a la córnea u otras partes del ojo.
  3. Como el síndrome Sjögren no solo afecta al ojo, otro tipo de pruebas pueden diagnosticar esta enfermedad, como por ejemplo: la biopsia de las glándulas salivares o una analítica de sangre.

Tratamiento

El tratamiento está enfocado a disminuir los síntomas más molestos. Debido a que el síndrome Sjögren es uno de los causantes principales del ojo seco, es especialmente importante tratar este síntoma. Para ello, además de acudir a un especialista, el paciente debe:

  • Beber grandes cantidades de agua.
  • Usar lágrima artificial o pomadas lubricantes para ojos.
  • Evitar ambientes secos, con polvo o humo y/o humidificar los espacios con este tipo de características.
  • Tomar medicación que reduzca la producción de ácido gástrico.

Limpieza de dientes para combatir los síntomas del Síndrome SjögrenLa sequedad en la boca puede aliviarse bebiendo agua, masticando chicle o  usando sustitutos de saliva. A algunos pacientes les resultan beneficiosos los medicamentos bajo receta que estimulan la producción de saliva. Si el paciente desarrolla infecciones por hongos, puede aliviarlas con terapias antimicóticas. Los humidificadores o la irrigación con solución salina pueden ser útiles para aliviar la sequedad nasal. Los medicamentos que reducen la producción de ácido gástrico pueden reducir los síntomas de reflujo ácido. Todos estos tratamientos ayudan a aliviar la sequedad, aunque no completamente.

Vivir con el síndrome Sjögren

Generalmente, las personas afectadas por este trastorno se mantienen sanas. Aunque corren riesgo de sufrir daños oculares u odontológicos, en reducidos casos se desarrollan complicaciones mayores. Por ello, los pacientes pueden llevar una vida normal, con pequeños cambios en los hábitos diarios pautados por un médico que reduzcan los efectos de la sequedad en las glándulas.

Conjuntivitis vírica, bacteriana y alérgica. Síntomas, contagio y tratamiento

¿Quién no ha padecido en alguna ocasión una conjuntivitis? Esta dolencia, tan frecuente como molesta, es una inflamación de la conjuntiva –la membrana mucosa que recubre el interior de los párpados y la superficie ocular– que puede afectar tanto a niños como a mayores. La conjuntivitis es una de las causas más habituales del ojo rojo, ya que hace más visibles los pequeños vasos sanguíneos otorgándole al ojo un tono rojizo.

El origen de esta patología puede ser, principalmente, de carácter vírico, bacteriano o alérgico. De la naturaleza de los causantes dependerán las características de la conjuntivitis que se desarrolle, si bien es cierto que todas ellas pueden tener en común diferentes síntomas como el picor, lagrimeo, enrojecimiento de la parte blanca del ojo, sensibilidad a la luz o secreciones amarillentas.

 La conjuntivitis alérgica es una reacción del ojo que se produce al entrar en contacto con algún elemento del ambiente al que se es sensible –como polen, polvo, moho, químicos, o caspa animal–. No es una infección, por lo que no es contagiosa. El síntoma más habitual es el picor, que suele venir acompañado de lagrimeo, enrojecimiento, edema palpebral, secreciones, fotofobia y sensación de cuerpo extraño. Los tratamientos son iguales para todos los alérgenos: aplicación de antiinflamatorios no esteroideos, corticoides, antihistamínicos o lágrimas artificiales de forma tópica en colirios o pomadas. También se recomienda realizar lavados con soluciones salinas estériles y pH neutro, aplicar frío y no frotarse los ojos. En algunos casos crónicos o de mala evolución las pruebas de alergia pueden ser útiles para concretar la causa y si es posible realizar un tratamiento antialérgico específico, tanto preventivo, con el ambiente, como desensibilizador, con las vacunas.

Detalle de un ojo marrón

La conjuntivitis bacteriana es la dolencia más frecuente. Está causada por la infección de determinadas bacterias en el ojo. Frecuentemente es unilateral, a diferencia de la alérgica o vírica, aunque puede extenderse al otro ojo. La transmisión se produce por el contacto con secreciones contaminadas. Como usualmente no conlleva estornudos ni tos, el contagio se limita a los contactos personales. Las bacterias pueden estar por toda la piel –no solo en los ojos– y la contaminación puede producirse por el mero contacto con la persona infectada. Por este motivo compartir toallas y dormir en la misma cama son situaciones de alto riesgo. Un rasgo muy característico de este tipo de conjuntivitis es la secreción purulenta abundante, en forma de legaña amarillenta. La dificultad al abrir los ojos después de dormir es frecuente y se produce porque el pus se seca en contacto con ambos extremos del párpado. Se trata con cremas o colirios antibióticos y extremando la higiene al máximo.

La conjuntivitis vírica puede estar producida por distintos tipos de virus. Dependiendo del causante su sintomatología puede variar pero, por lo general, a las dolencias comunes a todas las conjuntivitis se suma el malestar general, dolor de garganta, fiebre, cefalea y queratitis. Aparece en brotes epidémicos, sobre todo en otoño, y es altamente contagiosa. La forma de aliviar las molestias que produce esta infección se basa en la aplicación de suero ocular frío y si es necesario antinflamatorios en colirio, el tratamiento antivírico puede ser útil en algunas ocasiones. Dentro de esta tipología merece una especial mención la conjuntivitis por adenovirus. Los síntomas de esta son mucho más severos: inflamación de los ganglios ubicados junto al oído, aparición de manchas numulares (en forma de pequeña moneda) en la córnea, secreciones costrosas en los bordes palpebrales y pestañas, formación de pseudomembranas e, incluso, pérdida de visión. Su duración es entre una semana y quince días, siendo causa de baja laboral. Puede transmitirse por el contacto con manos u objetos contaminados, pero sobre todo la saliva y lágrimas son muy contagiosas, por lo que se debe extremar las normas de higiene.

 Las recomendaciones habituales para prevenir el contagio en las conjuntivitis infecciosas son las siguientes:

  • Lávese las manos frecuentemente con agua tibia y jabón.
  • Evite tocarse o restregarse los ojos.
  • Limpie toda secreción alrededor del ojo varias veces al día. Se debe lavar las manos primero y luego puede usar un paño limpio o una bola de algodón o pañuelo desechable para limpiar el área del ojo. Tire a la basura la bola de algodón o el pañuelo desechable después de usarlo; si usa un paño, debe lavarse con agua caliente y detergente. Lávese las manos con agua tibia y jabón una vez que termine.
  • Lávese las manos después de aplicarse gotas o pomada para los ojos.
  • No use la misma botella o envase de las gotas para los ojos infectados que para los sanos, aun cuando sea de la misma persona.
  • Evite compartir artículos como toallas, sábanas y fundas de almohadas.
  • No comparta el maquillaje para los ojos, la cara, los cepillos cosméticos, las lentes de contacto y envases ni las gafas.
  • No se meta en la piscina.