Lentes intraoculares trifocales para eliminar cataratas y otros defectos de refracción en una única intervención

La cirugía de catarata se ha convertido hoy en día en una cirugía refractiva, es decir en el momento de operar la catarata no solo se busca corregir la opacidad que produce la catarata, si no que además se aprovecha la cirugía para corregir los defectos de graduación del paciente. Con las lentes intraoculares monofocales, y tóricas se pueden corregir los defectos de graduación básicos como son la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Podemos decir, por lo tanto, que después de una cirugía de catarata estándar pero correctamente personalizada el paciente no va a necesitar gafas u otra corrección para lejos. Pero seguirá necesitando gafas para cerca. Actualmente gracias a las lentes Premium, como las lentes trifocales, y la cirugía Premium de cataratas, donde se busca tratar no solo los defectos de graduación si no también las aberraciones ópticas oculares tras un estudio personalizado y especializado de cada caso, es posible eliminar la catarata y cualquier otro defecto de refracción (vista cansada o presbicia, hipermetropía, miopía y astigmatismo) en una misma intervención quirúrgica.

Dr. Andrés Martinez y Dr. Alejandro Millán, oftalmólogos de Centro Oftalmológico Pontevedra COMM

Este es uno de los temas estrella que se ha abordado en el 92 Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología, celebrado en Málaga hace unas semanas. En el Día de la Subespecialidad Sobre Catarata y Refractiva se trataron las diferentes técnicas e innovaciones para este tipo de cirugía, siempre desde la perspectiva y con el objetivo no solo de eliminar la catarata sino también de corregir los defectos de refracción logrando la emetropía.

“Se trata de que el paciente, después de la cirugía, no tenga ningún defecto de refracción y vea bien de cerca o de lejos, eliminando la utilización de gafas o lentes de contacto”; nos explicaba el Dr. Andrés Martínez Puente del Centro Oftalmológico Martínez & Millán, especialista en la materia y participante en el congreso. Las lentes intraoculares trifocales, además de la vista de lejos y de cerca, mejoran también la intermedia y minimizan las complicaciones que tienen otras lentes. “El objetivo es que el paciente quede satisfecho y vea cumplidas sus expectativas”.

Lentes intraoculares trifocales para la eliminación de cataratas y otros defectos refractivos en una única operación

Solo en España, según los datos que barajan los expertos, se practican más de 400.000 operaciones de catarata al año. La cifra se eleva casi hasta los 22 millones a nivel mundial. La prevalencia de defectos refractivos en pacientes que se operan de cataratas manifiestan valores bastante elevados: en la miopía es de un 20% y en el astigmatismo un 50%, mientras que en el caso de la hipermetropía llega hasta al 60%. La presbicia o vista cansada afecta al 100% de los pacientes. Por lo tanto las lentes trifocales brindan una estupenda oportunidad para, además de eliminar la catarata, acabar con la vista cansada y otros defectos visuales previos que pueda tener el paciente.

De esta manera, las lentes trifocales permiten una calidad de vida mayor, con menor dependencia de la gafa. Una lente bifocal tiene un campo de visión nítido que oscila entre los 25-30 cm hasta los 50-55 cm, dificultando una visión intermedia nítida, como puede ser ante la pantalla del ordenador. Mientras que la lente trifocal alcanza desde los 25-30 a 70 cm. Consiguiendo un enfoque progresivo, sin caída de una visión a la otra, como el zoom de una cámara fotográfica. Las lentes trifocales son el presente de la cirugía Premium de cataratas ya utilizadas desde hace algunos años en los mejores centros oftalmológicos.